Propiedades del ozono - microbicida - desodorante - oxigenante - descontaminante
En Oxigeno3 investigamos, testeamos y aplicamos las tendencias más actualizadas del uso de reactores de ozono para mejorar la pureza del aire que respiramos y el agua que consumimos

   Inicio

   Ozono

   Propiedades

   Soluciones

   Contacto

Propiedades del Ozono

Algunos de los gases que componen el aire puro tienen una misión específica. En el caso del OZONO, es la de eliminar los agentes contaminantes que no forman parte del aire limpio. El OZONO (O3), es la molécula triatómica del oxígeno, siendo inestable en condiciones normales, por lo que su vida media es corta, transformándose en oxígeno puro espontáneamente.
Su propiedad altamente desinfectante y su capacidad para romper moléculas con dobles enlaces y anillos aromáticos, mediante el proceso denominado ozonólisis, hacen que el Ozono tenga las aplicaciones que se le atribuyen. A continuación trataremos de comentar brevemente algunas de ellas.

El ozono introducido en un ambiente cualquiera, realiza cuatro acciones fundamentales:

A) Acción microbicida

Los gérmenes permanecen en todo tipo de superficies y fluidos flotando en el aire, asociados a pequeñas motas de polvo, o bien a minúsculas gotas de agua en suspensión. Es muy frecuente que sean responsables de la transmisión de muchas enfermedades, especialmente en sitios cerrados donde el aire no se renueva eficientemente.
El Ozono está considerado como uno de los agentes microbicidas más rápido y eficaz que se conoce. Su acción posee un amplio espectro que engloba la eliminación de: bacterias, virus, hongos y esporas.
Al toser, al hablar, e incluso al respirar, de la cavidad nasal y bucal salen todo tipo de gérmenes. Unos, como se cita anteriormente, se quedan en el aire adheridos a microscópicas gotas de agua, y otros se depositan en el suelo, el mobiliario, la piel de las personas, etc.; por lo tanto, el contagio se puede producir por contacto, o bien por la respiración.

Calidad del medio ambiente - Aire libre de gérmenes
Ambientes libres de olores por aplicación de generadores de ozono B) Acción desodorante

Es una de las propiedades mejor comprobadas debido a su gran utilidad en todo tipo de locales públicos y en el tratamiento de olores industriales.
El ozono posee la propiedad de destruir los malos olores atacando directamente a la causa que los provoca, y sin añadir ningún otro olor. La causa de los malos olores suele ser la materia orgánica en suspensión o en forma gaseosa y la acción de los microorganismos sobre ella, tal es el caso del típico olor a personas, sudor, tabaco, comida, etc.
El ozono ataca ambas causas: por un lado elimina la materia orgánica por oxidación y ozonólisis, por otro lado elimina los microbios que se alimentan de ellas.

C) Acción oxigenante

En los locales cerrados y poco ventilados (como suelen ser los gimnasios), es frecuente encontrarnos con lo que denominamos "aire viciado".
El ozono, por su mayor poder oxigenante, contribuye a mejorar la eficiencia de las células de los organismos superiores en cuanto al aprovechamiento del oxígeno disponible mediante la estimulación de varias enzimas que intervienen en estos procesos.

La pureza del aire que respiramos mejora el rendimiento y la armonía corporal
Los agentes contaminantes presentes en el aire aumentan la probabilidad de contagio, malestar físico y estados de ánimo deprimidos D) Acción descontaminante general

La acumulación de cargas positivas en los ambientes interiores como consecuencia del funcionamiento de aparatos eléctricos y la abundancia de materiales sintéticos, supone una agresión física constante para las personas.
La capacidad del Ozono para contrarrestar dichas cargas, es una consecuencia lógica e intrínseca al tipo de reacción química por lo cual destruye los agentes contaminantes y los microorganismos: ozonólisis y oxidación. Estas reacciones consisten en esencia, en la cesión por parte del Ozono de su tercer átomo de oxígeno a las partículas con carga positiva, contrarrestando la electricidad estática acumulada.
Esta es una facultad más del Ozono, que contribuye a regenerar los deteriorados ambientes que nuestro organismo se ve obligado a soportar.